A B C D E F
G H I J K L M 

Total read books on site:
more than 10 000

You can read its for free!


Text on one page: Few Medium Many
Si usted la
admite, tendrá en mi una compañera resuelta y adicta. El bien que usted
se propone hacer á la humanidad á cambio del mal que de ella ha
recibido, lo haremos juntos. Todo lo que pido es que me hable usted
francamente para saber si debo esperar ó resignarme. Diga Usted sí, y
vamos juntos á ver á mi padre y á que yo abrace á su madre de usted con
todo mi corazón. Diga usted no, y mañana parto, para que no me vea usted
llorar.

Maud ofreció su mano y Jacobo la vió pálida, en la clara noche, y con
los ojos brillantes de emoción. El joven se inclinó con respetuoso
dolor:

--Aunque mi sinceridad aflija á usted, miss Maud, voy á obedecerla
hablando francamente. Estoy conmovido hasta lo más profundo de mi ser
por su generosa y caritativa afección. Usted ha sido impulsada, cosa
digna de una mujer, por la obra de dulzura y de piedad que desea
realizar cerca de un desgraciado. Pero yo me juzgo más severamente que
usted y sé cuántas manchas contiene todavía ese corazón que usted cree
purificado. Mido mejor que nadie la profundidad de mi caída y no creo
que un ángel como usted pueda levantarme tan fácilmente. No me siento
digno de usted, mis Harvey, y lo confieso con una humildad muy
meritoria, llorando de agradecimiento por su bondad.

Cogió su mano y llevándosela á los labios la mojó con sus lágrimas.
Después continuó con voz alterada:

--En fin, preciso es que se lo confíe á usted como á todos mis otros
amigos; no soy libre de disponer de mi. He hecho un voto. En el momento
más grave de mi vida, cuando se estaba decidiendo mi salvación ó mi
pérdida, juré dedicarme á Dios si me permitía volver á mi familia y á mi
país y probar mi inocencia.

Dios me oyó y ya no me pertenezco. Me entrego al que después de haberme
castigado justamente, tuvo piedad de mí. Perdón, miss Maud. Si una mujer
podía realizar la obra que usted había soñado, esa mujer es usted.
Solamente Dios habrá sido preferido.

Maud le miró por última vez y comprendió que todo había acabado. Suspiró
y dejando caer en el mar la flor que tenía en los labios, como caían en
la nada los ensueños acariciados por su pensamiento, pronunció esta sola
palabra.

--¡Adiós!

Y desapareció por el puente, como una sombra.

El día siguiente el yate de Julio Harvey zarpó en dirección de la costa
inglesa.


FIN

Les Abymes, abril-agosto 1898.



Pages: | Prev | | 1 | | 2 | | 3 | | 4 | | 5 | | 6 | | 7 | | 8 | | 9 | | 10 | | 11 | | 12 | | 13 | | 14 | | 15 | | 16 | | 17 | | 18 | | 19 | | 20 | | 21 | | 22 | | 23 | | 24 | | 25 | | 26 | | 27 | | 28 | | 29 | | 30 | | 31 | | 32 | | 33 | | 34 | | 35 | | 36 | | 37 | | 38 | | 39 | | 40 | | 41 | | 42 | | 43 | | 44 | | 45 | | 46 | | 47 | | 48 | | 49 | | 50 | | 51 | | 52 | | 53 |

N O P Q R S T
U V W X Y Z 

Your last read book:

You dont read books at this site.